SECRETARÍA DE GESTIÓN HUMANA Y RECURSOS FÍSICOS DE YUMBO

.

martes, 13 de noviembre de 2007

Reflexión sobre la verdad y la rectitud

Siempre que la verdad se manifiesta de un modo puro es un ejemplo de rectitud. Cuando arrojan una pelota, ésta golpea el suelo y rebota ampliamente, luego, gradualmente, rebota más y más cerca del suelo hasta que se detiene. Lo opuesto es el aumento de energía, por medio del cual el movimiento hacia arriba y abajo, gradualmente es más y más amplio y fuerte. También se puede mirar una nación desde esta perspectiva. Si un país está declinando y nada parece detener este proceso, el país llegará a su fin. Pero si ese país es capaz de reunir su energía puede comenzar a moverse hacia adelante con mayor vigor, y comenzará a trepar hacia arriba y tener nueva esperanza. En otras palabras, si los ciudadanos se unen y se determinan a comenzar de nuevo, pronto va a llegar un momento en el cual esa nación comenzará a rebotar de vuelta hacia la prosperidad.

No sólo el universo y la humanidad, sino también Dios está incluido dentro del concepto de verdad y rectitud. ¿Cuál es la meta o propósito de la rectitud pública? Es dejar detrás algo mejor, mejorar nuestro entorno laboral que todos queremos alcanzar. Cada individuo, sociedad, nación e incluso Dios mismo quieren alcanzarla. Cada ser está luchando por algo mejor que el presente.

Quiero que entiendan que el peor enemigo en el camino hacia la rectitud pública es la centralización en uno mismo. Cuando dan un paso adelante, ustedes son los representantes y una parte del universo entero.

El cuerpo debe resistir por el bien de la rectitud pública, exactamente igual que el verde de los árboles. Cuando hacen un esfuerzo y luchan por esta meta, saben que están acumulando algo noble en sus vidas, están dejando detrás algo mejor. A pesar de que no parecen estar muy entusiasmados, cuando vayan por el camino de la rectitud pública todo el bien del mundo los seguirá.

(Enviado por la servidora Ludivia Vélez)